SOBRE MI

Intentaré hacer un resumen (corto) de mi vida y explicar de donde viene esta afición por  la cetrería, y antes de esta, por los azores.

Como muchos sabéis llevo ya algún tiempo en este mundo de la cetrería. A mis allegados de toda la vida les sorprendió un poco que comenzara en este mundo allá por 2009, pues llevo en la pesca submarina mas de 25 años, algunos de ellos dedicando mas de cuerpo y alma.

Tengo gravada en mi cerebro la imagen de ir con mi padre hacia casa en el pueblo (Ojuelos Altos, Córdoba). Volvíamos de coger ranas y yo no tendría mas de 8 años.  Íbamos hablando y yo estaba entusiasmado con el rato que habíamos pasado en la charca y le dije algo que se gravó con fuego en mi propia forma de entender la vida; Le comentaba lo bien que lo pasaba cazando ranas y él me dijo que ya me hartaría de eso… Le miré y le dije muy serio y enfadado “NUNCA DEJARÉ DE COGER RANAS”.

Sinceramente, nunca he dejado de coger ranas si lo entendemos por salir a la naturaleza, observarla, conocerla y tratar de entender los miles de años que lleva el humano abasteciéndose de lo que ella provee.

En esa misma época de mi infancia, una tarde pescando carpas en el pantano de Fuente-Ovejuna mi padre exclamó “¡Mira Dani, un azor cazando!”.  Me giré de inmediato y vi tremenda imagen: una rapaz negra y blanca tras otro pájaro que no recuerdo que era, volando a una velocidad impresionante… La semilla estaba plantada.

Sería un poco mas tarde cuando empecé a seguir a Félix, que me alegraba todos los domingos con un reportaje de la vida salvaje.  Recuerdo perfectamente un capítulo en el que  estaba desvelando un ave rapaz con pluma y me pareció increíble.

Desde muy pequeño me levantaba temprano para acompañar a mi padre a cazar, aunque nunca tuve escopeta ni permiso de armas.

A los 14 años, tras varias salidas al mar con mi tío, me enamoré del Mediterráneo y de la pesca submarina, pero no me compré mi primer traje de pesca hasta los 18.  Dos meses mas tarde me apunté al Cavall de Mar (www.cavalldemar.org), agrupación de actividades sub-acuáticas en la que aprendí mucho gracias a personas que han sido una constante en mi vida; Aprendí a pescar, a conocer el mar, los vientos, las costumbres de las especies, etc.

Con mi experiencia anterior, nada mas entrar en la cetrería me apunté a una asociación, Falconers de les Comarques de Barcelona, pues sabía que conocería a personas que me abrirían ese mundo mucho mas rápido que de forma individual y así fue.

Ese largo camino me ha llevado a lo que soy ahora. Espero compartir con vosotros muchas vivencias de este precioso arte.